Páginas vistas en total

martes, 11 de julio de 2017

HISTORIAS DEL BERNABEU - Capitulo 1










  LA LLEGADA DE DON SANTIAGO













  Eran menos cinco, por el reloj de la escuela, los ojos de Alfredo no hacían otra cosa que mirar las manecillas del viejo reloj de pared del pasillo y el cascado altavoz que daba sonido al timbre de salida de las clases y en especial ese día también al final del curso, el cual había acabado,no con muy buenas notas pero lo suficiente para disfrutar de ese verano, que para nuestro pequeño protagonista era importante pues iba a tener una visita muy importante para el.

  En ese momento un golpe fuerte en la mesa le despertó de su concentración y una voz cercana a su oreja le saco de su concentración.

  - Alfredo, estas aquí que aun no ha empezado el verano y tu ya de vacaciones ii

   El muchacho se giro y no sabia que decir y tampoco quería dejar de mirar el reloj.

  -¿Que pasa, que ya esto no te interesa o es que tienes cosas mas importantes que hacer?

   En ese momento, sonó la campana y Alfredo casi en un segundo ya estaba saliendo de la clase y corriendo desapareció de la vista de los compañeros y del profesor, el cual solo pudo articular una frase.

  -Vaya pues parece que si  es importante, feliz verano chicos, portarse bien y hasta septiembre.

   Alfredo en estas ya estaba saliendo por la puerta de la calle y ya se iba a dirigir hacia su casa ,cuando el sonido de un claxon llamo su atención ,era el del coche de su madre, Sofia, pero sus ojos se dirigieron rápidamente a la figura que había al lado.

   Un hombre fuerte y rudo, con barba blanca y poblada al estilo de papa Noel, con la piel curtida que denotaba que el trabajo de este hombre como marino mercante le había pasado factura.

Alfredo salio corriendo y con lágrimas en los ojos se abrazo fuertemente a el mientras el hombre a duras penas aguanto el envite pues su salud estaba un poco dañada y por eso había tenido que regresar a Madrid.

   -Abuelooooo, abuelo Santiago, que alegría, te quiero mucho yayoooo iii

  Mientras Sofia, le decía que tuviera cuidado y que fuera menos efusivo con su padre que ya sabia que no estaba para muchos trotes.

 Tras calmarse todos subieron al coche ,mientras que Alfredo no paraba de hacer preguntas a su abuelo, sobre que tal estaba, que si les había echado de menos, que tal por todos los países que había estado.
   Don Santiago le dijo con voz firme

  -Tranquilo, ya tendremos tiempo de hablar y de contarte historias, ahora necesito un poco de relax.

   -Ya te lo he dicho, dijo Sofia, que no le agobies que necesita tranquilidad y mas estos primeros días.

   A regañadientes, el pequeño se mantuvo callado hasta llegar a casa, sin dejar de mirar a su abuelo y deseando hablar con el y sobre todo de una pasión que tenían en común, que era el fútbol y el equipo de su vida que no era otro que el Real Madrid.

   Ya en casa Sofia indico a su padre que se sentara en el sofá, mientras ella hacia la comida pues Juan llegaría en breve y nada mas comer tendría que descansar un poco y volver al bar.
Alfredo se fue a sentar al lado de su abuelo, pero este le paro indicándole que buscara en su maleta el inhalador para el asma, pues aun no había desecho la maleta, pues pocas horas habían pasado desde su llegada.

  Nada mas abrirla, contemplo que estaba la famosa chaqueta vaquera de su abuelo, con el escudo del Real Madrid en su espalda que había vivido unas pocas ligas y las doce copas de Europa, nada mas y nada menos.

   -¿Donde esta?

   -En mi bolsillo jaja nunca voy sin el.

   -¿Entonces?

   - Es tu regalo y herencia, pues yo ya poco podre usarla. Espero que la cuides y disfrutes como yo lo he echo y que veas tantos triunfos como he visto yo.

  El nieto y el abuelo se fundieron en un abrazo, con la chaqueta en medio de los dos. el emotivo abrazo fue interrumpido por el sonido de la puerta y la voz de Sofia mandando a todos a la mesa y que continuasen la charla mas adelante.



.........CONTINUARA
   

No hay comentarios:

Publicar un comentario